5 cosas que hacer el día del trabajador

#1 Peli y Manta.

Si bien es cierto, es un día para el descanso que mereces por tu increíble esfuerzo laboral. Estar tumbado en la cama con una película de fondo es mejor plan que pasar las horas en la oficina.

#2 Tiempo con tus seres queridos.

Ya tengas hijos o amigos, no hay nada mejor que verlos más a menudo y hacer cosas juntos. Tu horario está muy apretado y casi no puedes hacer nada para evitarlo, excepto este día.

#3 Desempolvar el hobbie.

¿Te gusta tallar madera? ¿Pintar? Tal vez llegas tan cansado que no tienes ganas ni de ponerte a hablar con nadie, pero ¿Qué hay de esa adicción que tanto te encanta realizar? También es una buena ayuda para combatir el estrés y quien sabe a lo mejor tu talento acaba siendo recompensado y te quitas ya de trabajar.

#4 Baño infinito.

Las horas en el trabajo no son buenas para nadie y puedes acabar echando humo por las oreja, pero ¿Qué me dices de una bañera llena de espuma y unas velas aromáticas? Pon música, moja la toalla en agua caliente, cubre tus ojos con ella y relájate.

#5 Que trabajen por ti.

Es tu día de descanso, y como tal, tú descansa. ¿Te apetece pedir comida china y estrenar esa temporada de esa serie que tanto llevas aplazando? ¿Comer en un restaurante? ¿No preocuparte por quien friega y quien mancha? Devora cada bocado, sabe mejor cuando se encargan otros.