19 octubre Día Internacional contra el Cáncer de Mama

1. Cuida tu peso.

Tener sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de cáncer de mama. Esto es especialmente cierto después de la menopausia y para las mujeres que aumentan de peso como adultos. Después de la menopausia, la mayoría de su estrógeno proviene de tejido graso. Tener más tejido graso puede aumentar su probabilidad de contraer cáncer de mama al aumentar los niveles de estrógeno. Además, las mujeres que tienen sobrepeso tienden a tener niveles más altos de insulina, otra hormona. Los niveles más altos de la insulina también se han ligado a algunos cánceres, incluyendo cáncer de pecho.

Si ya tienes un peso saludable, quédate allí. Si llevas kilos de más, intenta perder algo. Hay algunas pruebas de que perder peso puede reducir el riesgo de cáncer de mama. Perder incluso una pequeña cantidad de peso - por ejemplo, media libra por semana - también puede tener otros beneficios para la salud y es un buen lugar para comenzar.

2. Haga ejercicios regularmente. 

Muchos estudios han encontrado que el ejercicio es un hábito saludable para el seno. En un estudio de la Iniciativa para la Salud de la Mujer, tan poco como 1,25 a 2,5 horas por semana de caminata enérgica redujeron el riesgo de la mujer en un 18%. Caminar 10 horas a la semana redujo un poco más el riesgo.

La Sociedad Americana del Cáncer recomienda obtener por lo menos 150 minutos de actividad de intensidad moderada o 75 minutos de actividad vigorosa cada semana. (O una combinación de ambos.) Actividades de intensidad moderada están al nivel de una caminata rápida que te haga respirar. 

3. Limite el tiempo que pasa sentado.

La sentada aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer, especialmente para las mujeres. En un estudio de la Sociedad Americana del Cáncer, las mujeres que pasaban 6 horas o más sentadas cada día sin actividad física tenían un riesgo 10% mayor de cáncer de mama invasivo y un mayor riesgo de otros tipos de cáncer en comparación con las mujeres que se sentaban menos de 3 horas al día.

4. Limite el alcohol. 

La investigación ha demostrado que las mujeres que toman 2 a 3 bebidas alcohólicas al día tienen un riesgo 20% más alto en comparación con las mujeres que no beben en absoluto. Las mujeres que toman 1 bebida al día tienen un aumento muy pequeño en el riesgo. Beber excesivamente aumenta el riesgo de otros tipos de cáncer, también.

La Sociedad Internacional del Cáncer recomienda que las mujeres no tomen más de una bebida alcohólica en un solo día..

5. Evitar o limitar la terapia de reemplazo hormonal.

La terapia de reemplazo hormonal, se usó con más frecuencia en el pasado para ayudar a controlar los sudores nocturnos, los sofocos y otros síntomas de la menopausia. Pero los investigadores ahora saben que las mujeres posmenopáusicas que toman una combinación de estrógeno y progestina pueden tener más probabilidades de desarrollar cáncer de mama. El riesgo de cáncer de mama parece volver a la normalidad dentro de los 5 años después de detener la combinación de hormonas.