18 febrero Día Internacional del Síndrome de Asperger

El trastorno del espectro autista es una afección relacionada con el desarrollo del cerebro que afecta la forma en que una persona percibe y socializa con los demás, lo que causa problemas en la interacción social y la comunicación. El trastorno también incluye patrones de comportamiento limitados y repetitivos. El término "espectro" en el trastorno del espectro autista se refiere a la amplia gama de síntomas y gravedad.

El trastorno del espectro autista incluye afecciones que anteriormente se consideraban separadas: autismo, síndrome de Asperger, trastorno desintegrativo infantil y una forma no especificada de trastorno generalizado del desarrollo. Algunas personas aún usan el término "síndrome de Asperger", que generalmente se considera que está en el extremo leve del trastorno del espectro autista.

El trastorno del espectro autista comienza en la primera infancia y, finalmente, causa problemas de funcionamiento en la sociedad: socialmente, en la escuela y en el trabajo, por ejemplo. Con frecuencia, los niños muestran síntomas de autismo durante el primer año. Un pequeño número de niños parece desarrollarse normalmente en el primer año, y luego pasan por un período de regresión entre los 18 y 24 meses de edad cuando desarrollan síntomas de autismo.

Si bien no existe una cura para el trastorno del espectro autista, el tratamiento temprano e intenso puede marcar una gran diferencia en la vida de muchos niños.

Síntomas

Algunos niños muestran signos en la infancia, como contacto ocular reducido, falta de respuesta a su nombre o indiferencia hacia los cuidadores. Otros niños pueden desarrollarse normalmente durante los primeros meses o años de vida, pero de repente se vuelven retraídos o agresivos o pierden las habilidades lingüísticas que ya han adquirido. Los signos generalmente se ven antes de los 2 años.

Es probable que cada niño con trastorno del espectro autista tenga un patrón único de comportamiento y nivel de gravedad, desde bajo funcionamiento hasta alto funcionamiento.

Algunos niños con trastorno del espectro autista tienen dificultades para aprender, y algunos tienen signos de una inteligencia inferior a la normal. Otros niños con el trastorno tienen una inteligencia entre normal y alta: aprenden rápidamente, pero tienen problemas para comunicarse, aplicar lo que saben en la vida cotidiana y para adaptarse a situaciones sociales.

Debido a la combinación única de síntomas en cada niño, la gravedad a veces puede ser difícil de determinar. Generalmente se basa en el nivel de impedimentos y cómo afectan la capacidad de funcionamiento.